Historia

En 1959,  un grupo de prominentes empresarios peruanos liderados por Carlos A. Vidal Allende, fundó el Instituto Peruano de Administración de Empresas (IPAE) como una organización privada, sin fines de lucro, dedicada a la formación y perfeccionamiento de empresarios y ejecutivos, en beneficio de la empresa y el desarrollo del país.

Una de las primeras acciones de los fundadores de la institución fue establecer una línea de formación y capacitación orientada a preparar futuros funcionarios que pudieran atender a la necesidad empresarial de la época;  con ese propósito, el 23 de mayo de 1968 se crea la Escuela de Capacitación Administrativa, ESCA.

En el 2011 IPAE inició un proceso de transformación organizacional para fortalecer su accionar y enfocarlo en 5 líneas de acción: innovación, competitividad, desarrollo emprendedor, educación y gestión ética. Esto motivó la creación de una nueva identidad institucional que transmitiera modernidad y representase la capacidad de convocatoria al empresariado para el desarrollo de nuevas iniciativas. El nuevo logo fue presentado en Cusco durante la realización de CADE Ejecutivos 2011.

Posteriormente, en 1970, IPAE crea la Escuela de Capacitación Bancaria, ESCABAN,  promovida por la Asociación de Bancos del Perú, con un programa de 80 horas de duración. En la década del 80, esta currícula pasa a formar parte de la Carrera de Administración, convirtiéndose en la Especialidad de Finanzas.

En 1979, mediante Decreto Supremo Nº 016-79-ED, IPAE queda autorizado para constituir un Centro de Educación Superior Profesional, paso trascendente en la historia de la Escuela, ya que se convierte en la única Institución de Educación Superior no universitaria autorizada a emitir título profesional a nombre de la Nación. Comienzan entonces las actividades para la implementación de una Escuela Superior de Educación Profesional (ESEP).

En 1985, IPAE inicia su expansión inaugurando sedes en Surco e Ica;  en 1989, Iquitos y Sullana (que luego se traslada a Piura); en 1997 Chiclayo y, en el 2006 se inaugura la sede de Lima Norte.

En el año 2009 incrementa el  número de alumnos y refuerza el proceso de mejora de la calidad de sus servicios educativos. Se inicia la elaboración del Modelo Educativo de la Escuela que define su estructura formativa y los lineamientos pedagógicos de todos los programas y precisa las competencias generales que todo egresado debe desarrollar.

Así mismo, se crea la Escuela de Facilitadores -como estrategia para incorporar staff de docentes con mayor experiencia empresarial-  dirigida a profesionales con un alto nivel de especialización y experiencia, pero que requieren formación docente. Se rediseñan también los procesos de selección de facilitadores y se implementan a nivel nacional los talleres de actualización docente.

La Escuela se ha dedicado -a lo largo de los años- a brindar una formación de excelencia, mejorando sus servicios y poniendo especial énfasis en la gestión de la calidad educativa. Estas reformas y mejoras no solo se han hecho a los planes curriculares de las carreras, sino también a los programas de extensión, la infraestructura, la organización y los procesos, para poder hacer frente a los retos del mercado con liderazgo, innovación y creatividad.